El capital privado será más exigente